Noticias

Échale un vistazo a las novedades del mercado

Nuevas ayudas que facilitan la emancipación juvenil

Una pareja de jóvenes haciendo la mudanza

¿Eres joven? ¿Estás pensando en salir de casa e intentarlo por tu cuenta pero no tienes el capital suficiente para hacerlo? Por suerte, te traemos muy buenas noticias; y es que resulta que el Plan Director de Vivienda 2018-2020 del Gobierno Vasco prevé nuevas ayudas para los jóvenes de entre 23 y 35 años que quieran emanciparse.

La ayuda consiste en permitir a este grupo de jóvenes pagar durante un máximo de tres años hasta un 50% menos de alquiler. De esta manera, el Gobierno Vasco cumple su objetivo de impulsar la emancipación juvenil.

Programa «Gaztelagun», más ayudas para jóvenes

La posibilidad de pagar hasta un 50% menos de alquiler durante tres años es una de las líneas de actuación contempladas en el plan, que engloba 1.119 millones de presupuestos para sus tres años de vigencia.

Otra de las ayudas más importantes es la entrada en vigor del programa «Gaztelagun», gestionado por Alokabide y dirigido a jóvenes que quieran compartir piso. Gracias a este plan, este público de la sociedad no tendrá la obligación de figurar como titulares del contrato.

Eso sí, los ingresos de los solicitantes deben superar el límite para cobrar la RGI (7.734 euros este año) pero no pueden pasar de los 12.000 euros en el caso de un único residente, los 15.000 cuando sean dos y los 18.000 si son tres. Este umbral será de 20.000 y hasta 22.000 euros cuando se trate de familias numerosas de categoría especial o de personas con grados elevados de discapacidad.

¿Quién puede pedir estas ayudas?

Es obvio que son los jóvenes de entre 23 y 35 años los que pueden pedir estas ayudas. No obstante, una vez pasado este filtro, estos jóvenes tendrán que superar ciertos requisitos:

los jóvenes que quieran estas ayudas que impulsan la emancipación juvenil podrán estar trabajando, pero también ser personal investigador en formación o perceptores de becas si tienen seis meses de antigüedad reciente de vida laboral o una duración prevista de ingresos de al menos seis meses.

Asimismo, la renta de la vivienda objeto del contrato de alquiler no podrá superar los 600 euros mensuales con carácter general y los 750 euros en el caso de las tres capitales vascas y sus respectivas áreas funcionales.